Sala de Prensa
Información para medios de comunicación.

Marketplace, herramienta de ladrones para vender mercancía robada

La venta de artículos robados para ser vendidos a través de Internet es una modalidad que ha tomado fuerza en los últimos tiempos.

Lograr vender algo que se sustrajo de manera ilícita, y que además no será cuestionada por nuestro comprador, puede ser bastante atractivo para los amantes de lo ajeno, ya que poco a poco lo están convirtiendo en un modus vivendi, y que de pasar a vender 3 artículos hurtados puede convertirse en un ladrón profesional saqueando grandes cantidades para surtir su tiendita en línea.

En un estudio realizado por la empresa ALTO México, se encontraron los siguientes reportes, conforme a la detección y seguimiento que se tienen de un sistema desarrollado de Búsqueda de Registros por Internet. La plataforma considera, basada en los incidentes reportados a ALTO, que la mercancía que sustrajeron y hace de manera sistemática la exploración en Internet de buscar esos artículos, los cuales se han encontrado que son vendidos.

En este mismo estudio se revela que:

  • Del 100 por ciento de lo robado, el 30 por ciento es para uso personal y el 70 por ciento es para venta.
  • Del 100 por ciento destinado a la comercialización, el 70 por ciento es colocado en tianguis y el 30 por ciento se promociona por Internet.

Destaca que los grupos ocupan redes sociales para promocionarse, siendo los más utilizados:

  • Facebook: 18%
  • Twitter: 3%
  • Whatsapp: 7%

Los Marketplace como, Mercado Libre y Segunda Mano con el 1% cada uno.

Los objetos que más podemos encontrar a la venta por internet, y que se han identificado que son hurtados por bandas especializadas por las constantes publicaciones, así como por las cantidades de producto que publican, son:

  • Celulares
  • Equipo de cómputo (tablets, laptops, consolas)
  • Relojes
  • Joyería
  • Ropa

En cuanto a la venta 1 a 1, es gente que robó poco y que quiere sacar algún provecho de lo sustraído, haciendo publicaciones de vez en cuando, manteniendo el anonimato necesario que las redes sociales ofrece. Estas personas son aquellas que venden regularmente artículos de uso personal como desodorantes, shampoos, maquillaje, artículos de limpieza y del hogar, así como bebidas alcohólicas.  Estos son fáciles de identificar, ya que ponen a la venta pocas cantidades de mercancía a muy bajo costo.

ALTO México ha identificado que el género que más hace este tipo de práctica son los hombres con un 80% y las mujeres con un 20%; la edad promedio de ambos va de los 17 a los 32 años. El estudio reveló que del 20% de las mujeres que venden por internet ofrecen como principal mercancía fórmulas lácteas, lencería y artículos de belleza.

Algunos de estos artículos, en varias ocasiones, son por medio de encargos, los anuncios lo hacen saber así: “Te consigo la marca que quieras”, “Paga solo la mitad del precio de tienda”, ”Artículos únicos y baratos”, incluso se ha identificado que mantienen intactas las etiquetas con los precios originales para remarcar la diferencia. Esto no quiere decir que todo lo que venden en Internet a través de las diferentes plataformas sea robado, es por eso que el sistema de ALTO busca que lo ofrecido coincida con las características de lo ofertado a través de redes.

Existe casos particulares y que debe buscarse una regulación a través de autoridades, pues la venta de medicamentos robados a través de la Web está tomando auge, pues no sólo implica robo sino delitos a la salud, y que no sólo el vendedor está cometiendo una infracción, sino el comprador también al adquirirlo; se pueden encontrar fármacos como retrovirales, interferones u oncológicos; los cuales deben adquirirse con receta por ser controlados.

El mantener las identidades ocultas en internet, no asegura que en algún momento puedan ser descubiertos los delitos que están alrededor de la mercancía publicada, no confiemos en el anonimato a simple vista, pues en estos tiempos de inmediatez, podría ser más fácil dar con los ladrones de manera virtual que de manera presencial.